• Coincidieron académicos e investigadores en el Seminario “Vejez y envejecimiento: protagonistas del siglo XXI”

Carlos Hugo Hermida Rosales

Investigadores y académicos de la Universidad Veracruzana (UV) y de otras instituciones de educación superior coincidieron en que el Estado debe velar por los derechos de los ancianos y la sociedad debe organizarse para vigilar que éstos sean respetados, en una mesa de diálogo llevada a cabo el 7 de septiembre dentro del Seminario “Vejez y envejecimiento: protagonistas del siglo XXI” realizado por esta casa de estudio y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) en la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI).

La moderación estuvo a cargo de Dulce Cinta Loaiza, investigadora del Instituto de Salud Pública de la UV, y Felipe Vázquez Palacios, adscrito CIESAS-Golfo.

Andrés Méndez Palacios, director de la Licenciatura en Nutrición de la Universidad Justo Sierra, comentó que para que el Estado mexicano pueda brindar la atención necesaria a toda la población envejecida, debería tener un sistema de salud que actualmente posee.

“Dentro del gobierno debería imperar un enfoque asistencialista desde el que se entienda que el adulto mayor es un sujeto beneficiado, y para este requerimiento se necesitaría de una política de Estado fuerte y conservadora en la que se privilegiara la inversión pública. No debería existir capital de riesgo, sino una constante inversión en políticas públicas en un sistema de salud”, manifestó.

El académico afirmó que para lograr un sistema de salud unificado el gobierno debe orientarse hacia la producción interna, generar mayores insumos y liberarse de la dependencia de importación de productos y servicios.

Laureano Reyes Gómez, investigador del Instituto de Estudios Indígenas de la Universidad Autónoma de Chiapas, mencionó que entre la sociedad contemporánea está muy presente la mentalidad de que lo que siembras es lo que cosechas, aunque esto no siempre puede aplicarse a la vida de una persona.

“El hecho de que un padre crie a sus hijos con amor y respeto, no garantiza que ellos lo cuiden durante su vejez, ya que puede padecer acciones negativas por parte de sus vástagos, o incluso despojo, la cual es una de las practicas más comunes de maltrato a los ancianos”, expresó.

Rodrigo Tovar Cabañas, investigador de la Universidad Autónoma de Nuevo León, declaró que en el ámbito moderno el Estado no puede garantizar a sus ciudadanos ver por sus necesidades en su proceso de envejecimiento, sólo se puede comprometer con garantizarles una jubilación a algunos de ellos.

“El gobierno sólo puede proporcionar una pensión a los ciudadanos en función de su talento o su mérito, ya que estas cualidades son las que dejan una derrama económica dentro del sistema neoliberal.”

El investigador enunció que la sociedad requiere de una organización eficiente, para así exigir que los derechos para los adultos mayores alcancen a toda la población.

Guadalupe Ruelas González, investigadora del Instituto de Salud Pública (ISP), relató que en el ámbito de los adultos mayores existe una diversidad muy grande, ya que existen ancianos con 100 años de edad que se encuentran muy sanos y lúcidos, y personas de 50 años que tienen un desgaste físico impresionante.

Aseguró que el estado en que las personas llegarán a su vejez depende mucho del estilo de vida previo a ella, pues una persona que tuvo acceso a una buena alimentación y educación es muy probable que tenga una mejor vejez en comparación con aquella que padeció privaciones.

Enfatizó que el binomio Estado-sociedad debe analizar dónde hacer inserciones para eliminar estas inequidades, que tienen consecuencias que afectan la fase final de la vida de las personas.

Zoraida Ronzón Hernández, investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de México, expresó que el problema de la vejez no son los ancianos de ahora, sino las personas que van a envejecer en un futuro, por lo que se debe construir una homologación de pensamiento sobre la forma en que se quiere llegar a esta edad.

“Todos vamos a envejecer y el Estado debe responder a las necesidades que esto representa; se debe buscar que la comunidad de ancianos tenga una mayor equidad, con base en la diversidad”, concluyó.

Este evento también contó con la participación de Edit Rodríguez Romero, titular del ISP; Blanca Mirthala Tamez Valdez, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo León, y Blanca Pelcastre Villafuerte, académica-investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública.

 

Fuente: Prensa UV