• La esperanza de vida ha aumentado, aseguró investigador de El Colegio de la Frontera Norte

José Luis Couttolenc Soto

La esperanza de vida ha incrementado notablemente en todas las edades, los cambios y sus características reflejan las formas y los tiempos de los descensos de la mortalidad, sostuvo el investigador de El Colegio de la Frontera Norte, Roberto Ham Chande, durante su participación en el Seminario “Vejez y envejecimiento: protagonistas del siglo XXI”.

El Doctor en Demografía por la Universidad de París ofreció la conferencia “Prospectivas y cómo moldear el envejecimiento por venir” el 7 de septiembre en el evento organizado por la Dirección General de Investigaciones, el Centro para el Desarrollo Humano e Integral de los Universitarios (Cendhiu) y el cuerpo académico Políticas y Gestión de la Salud Pública del Instituto de Salud Pública, todos de la Universidad Veracruzana, así como el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) Golfo.

En la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI), el jueves 7 se septiembre, Roberto Ham calificó como ineludible el envejecimiento demográfico que hace necesario que las generaciones actuales –los jóvenes– se involucren desde ahora en su prevención, dados los cambios sociales y económicos que se vislumbran.

Lo que importa de la vejez, agregó, es que causa dependencia debido a enfermedades crónicas, discapacitantes y, en el caso particular de México, preocupa el sistema de pensiones “que es tremendamente oneroso, injusto y cada vez más grave, a lo que se debe agregar que se entra en una etapa de cuidados a largo plazo que también son muy caros”.

Ham Chande expuso que la prospectiva del envejecimiento tiene tres proyecciones básicas: la demográfica, la epidemiológica y la socioeconómica, cada una resultado de un conjunto de hipótesis interrelacionadas sobre el futuro, que si bien es incierto se puede prever estadísticamente.

Reconoció que la prevención de la salud y el bienestar son importantes en todas las edades, por lo cual si se quiere tener una vejez plena “se debe evitar la vejez artificial, porque la mejor inversión es en salud y educación”.

 

Fuente: Prensa UV