• Aunque a nivel internacional, México es participante de tratados y convenios internacionales en derechos indígenas y de género, a nivel local no aplica dichos documentos en la práctica y por lo tanto, incurre en una política de “gatopardo”.

Es la hipótesis de la académica del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-Golfo), Natalia de Marinis; al participar con el tema “Víctimas, Violencia, Veracruz”; dentro de la VII edición de Espacio de Convergencia Académica.

“Parece una política del “gatopardo” porque cambiamos todo y no cambiamos nada, porque no hay recursos, de la Alerta de Género no hay nada, y los 11 municipios con Alerta de Género, no existe presupuesto ni una política detrás”, afirmó.

A lo anterior, la investigadora alertó que en la estadística de feminicidios y agresiones de género, no distingue el dato si la víctima es indígena o no.

“No se contempla la etnicidad y es un vacío de información muy grande, el desconocimiento es muy grande”.

La investigadora citó que los derechos aceptados por México como país firmante no pueden considerarse “regalos”, sino producto de luchas históricas, aunque el gobierno emplaza una política para no visibilizar a las personas vulnerables.

“Los derechos no son regalos; son resultados de luchas históricas por el reconocimiento, tanto de los pueblos indígenas como de mujeres”.

 

Fotos:

https://www.alcalorpolitico.com