LA PRÁCTICA ANTROPOLÓGICA ENLAS ORGANIZACIONES PRODUCTIVAS

DRA. CARMEN BUENOCASTELLANOS

UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA

MARZO, 2001

En esta ponencia la especificidad de la antropología aplicada a las organizaciones productivas, las líneas de aplicación, y por último las fortalezas y debilidades de este campode acción.

 

LAS EMPRESAS INSTALADAS  EN MÉXICO EN UN ENTORNO GLOBALIZADO.

Hoy día somos testigos de los acontecimientos que prevalecen en el mundo productivo en donde tienen lugar las múltiples interconexiones que ponen en contacto  culturas diferentes que afectan las relaciones internas ye ternas de los grupos involucrados. Somos testigos y participes de relaciones más intensas y más complejas.   Empresas de diverso tamaño que nunca imaginaron participar o verse presionadas por las fuerzas globales.   Hay países como México que experimentan estos cambios a partir del hecho de haber pasado de una economía altamente protegida y cerrada a formar parte de redes de producción y consumo abiertas, altamente competitivas que indiscriminadamente cruzan fronteras.

Al igual que en otros espacios sociales, en éste se abre la necesidad de construir un nuevo tejido social aceptando la diferencia, con la paradoja que en la producción existe una primacía tecnológica cuya tendencia es homogeneizar y estandarizar los procesos de trabajo con el fin de hacer más expedita la sincronía en las interacciones sociales de la producción.

Esta panacea tecnológica trae implícito atender la unicidad, esto es su adecuación  en todos los contextos sin alteración alguna. Su objetivo es sobrepasar la diversidad al compartir un repertorio de símbolos y valores que permitan operar en sincronía al unificar criterios y con esto relativizar las culturas laborales locales.(Featherstone 1990) Esto es fiel reflejo del esquema de desarrollo tecnológico del actual proceso civilizatorio, que legitima estos nuevos patrones de organización productiva que se rigen por parámetros  universales y unilineales orientados a homogenizar todo, procurando mantener estándares de calidad únicos. Los estándares globales por principio pretenden ser hegemónicos y homogeneizantes al trascender fronteras culturales  y con esto enganchar la diversidad de prácticas productivas en un destino único.   Se trata entonces de regulaciones y convenciones universales que responden a una intención deliberada de homogeniezar la producción y el cunsumo internacional.  Esta normatividad productiva internacional   es resultado de un largo proceso de refinamiento tecnológico desarrollado en los países altamente industrializados que se introduce de manera indiscriminada  y de forma abrupta enc ontextos diversos sin reconocer la base histórica en la que se aplica.

A pesar de que estas fuerzas parecen implacables, la antropología ha podido constatar que  el contexto sociocultural particular recrea su propia dinámica,    lo que en última instancia ha marcado las formas y el ritmo real del cambio. Todo esto crea una fuerte tensión en donde parecen desdibujarse las fronteras entre la homogeneidad y la heterogeneidad, lo global y   lo particular, concibiendo una variedad de respuestas que van desde el rechazo, la apropiación, la transformación, o bien la resignificación de los modelos globales.   Es un proceso de ida y vuelta al punto de que en ocasiones la frontera entre lo local y lo global parecen desdibujarse, provocando que, condiciones locales sufran cambios al participar en los procesos mundiales, a la vez que la dimensión global adopta nuevos significados cuando se pone en práctica en espacios particulares.

Estas respuestas locales han tomado diversas modalidades, recreando culturas empresariales y laborales particulares. Esto nos lleva a una nueva problematización de la realidad global, manifestándose un fenómeno que Long (1996) ha llamado de relocalización,  en el que se presta particular atención aciertas prácticas universales y como éstas se traslapan, se acoplan, incluso se funden con prácticas locales y conocimiento tecnológico emanado del quehacer cotidiano.  La aportación de nuestra disciplina residen en poder dar explicación en la manera en que Lo universal,lo global  intersecta, incide, y a lav ez se retroalimenta de prácticas locales dando origen a nuevos significados a procesos industriales histórica y contextualmente específicos.

 

LAS LÍNEAS DE APLICACIÓN.

La globalización ha provocado el continuo redimensionamiento de los límites culturales,  producto de las múltiples interconexiones entre grupos sociales disímiles.   En las organizaciones productivas es patente la interacción de lo local con lo global, los elementos propios con los distantes, los efectos directos y los mediatizados por la continua circulación de patrones culturales.La  consecuencia de esto es que las sociedades están constantemente expuestas a procesos de homogeneización y heterogeneización pues, tal y como certeramente afirma Friedman,  la fragmentación cultural y étnica, y la homogeneización modernizante, no son dos argumentos, dos puntos de vista de lo que esta sucediendo en el mundo de hoy, sino dos tendencias de la realidad global (Friedman 1990:311).

En este campo se constata la capacidad de los grupos sociales por reacomodarse y hacer frente a estos cambios  mundiales. Estas nuevas interconexiones han dado pie a nuevos esquemas de vinculación social, como intercambios materiales y culturales   a nivel transregional.  La continua interdependencia  ha alterando las percepciones temporales y espaciales de los grupos sociales que interactúan en este nuevo espacio que mezcla lo real y lo virtual. Este fenómeno ha provocado que actores locales compartan escenarios y poderes globales, como afirma Neverdeen: “se piensa globalmente, se actúa localmente” (Neverdeen en Sonntag yArenas 1995:20). Lo que,  como resultado, ha generado nuevos parámetros para construir la realidad, provocando cuestionamientos de identidad, de delimitación de lo propio frente a lo globa lo de la génesis de nuevas identidades aparentemente desterritorializadas y ahistóricas.

Lo global esta presente en todos los ámbitos productivos sea de pequeña, mediana  o gran empresa.   Ya sea porque los micro-empresarios dependen de financiamientos internacionales, o de penetrar a mercados globales o introducir tecnología extranjera. En México una parte de la investigación se ha desarrollado en proyectos de desarrollo para la micro y pequeña empresa. Concretamente se ha centrado en formular proyectos de capacitación y generación de capacidad organizativa para que estos microempresarios puedan beneficiarse de programas de gobierno, de fundaciones internacionales o de organizaciones de la sociedad civil. Los propósitos han sido diversos, obtener conocimientos de prácticas gerenciales, realizar cambios tecnológicos o  acceder a microfinanciamientos.

Tal es el caso de la producción de leche en los altos de Jalisco que entró en una competencia voraz con leche proveniente del extranjero o la búsqueda de obtener denominación de origen dela producción del queso Cotija, esto es ser un producto que entre a los circuitos globales de consumo con sello regional, como el tequila, el cognac.   Ambos casos estudiados ampliamente por Guadalupe Rodríguez.

En México esta práctica de la antropología ha sido en muchos casos una  derivación de lo académico, en donde se dan recomendaciones emanadas de un interés propiamente académico.  La otra es cuando un cliente, generalmente una empresa privada o una fundación nacional o internacional, solicita la resolución de un problema.   En este sentido es una investigación “por encargo” que exige respuestas rápidas.

En la antropología aplicada hay de igual manera que en la académica una generación de conocimiento.  La diferencia es que en la segunda hay una incidencia directa en el cambio. Hay un efecto social directo.  Su impacto requiere de una reflexión profunda.   La gran pregunta es  ¿Hasta dónde el antropólogo tiene control sobre este efecto cuando generalmente se trata de una responsabilidad colectiva?

Particularmente en Estados Unidos donde esta práctica está tomando mayor reconocimiento, hay una serie de nuevas aplicaciones en la antropología que dan cuenta de la preocupación por comprender la diversidad dentro de las empresas, producto dela interacción cada vez más acentuada  entre administradores y trabajadores de diverso origen. También los efectos en el tejido social por  la introducción de tecnologías, “las mejores practicas” (benchmark) o nuevas formas de participar en los circuitos de mercado.

Esto ha abierto nuevos espacios de práctica profesional.   Por ejemplo,  para analizar el impacto social de las fusiones de las grandes corporaciones, el antropólogo da cuenta de las historias y las tradiciones y la posibilidad de empatía o conflicto. También la   integración de equipos globales, esto es, la integración reciente de grupos de trabajo de ejecutivos de una misma corporación pero localizados en diferentes países, cuya finalidad es diseñar el rumbo global de la corporación.   En la mercadotecnia, en el diseño y en la ingeniería para adecuar los nuevos productos a las necesidades reales de la sociedad, tomando en cuenta la diversidad cultural y para el desarrollo de nuevas tecnologías.

El papel que juegan los antropólogos es de traductor cultural, de sensibilizador de las pautas y patrones de comportamiento del individuo en sociedad. En este sentido, el antropólogo juega un papel de mediador.

Otra gran área de oportunidad para la aplicación de la antropología tiene que ver con el cambio y la capacidad de las organizaciones a adaptarse a ambientes particulares. La innovación y la transferencia de tecnología tienen el referente socio-cultural que los recibe y les otorga significados.

Hay también los cambios estratégicos de las corporaciones que generalmente están diseñados por los directivos pero que no aprecian su impacto en el resto de la organización. En este sentido el compromiso de la antropología es fortalecer las capacidades de los integrantes de las organizaciones para participar en estos cambios.

En la práctica profesional de la antropología nos hemos topado con diversas fortalezas y debilidades que se enunciarán a continuación:

FORTALEZAS

  • Las técnicas etnográficas  ofrecen un conocimiento cualitativamente mas profundo de la realidad. Sabemos sistematizar y codificar el quehacer cotidiano.
  • Capacidad de analizar el entretejido social y la diversidad cultural.
  • Capacidad de superar estereotipos y aportar una descripción y entendimiento de la realidad a partir de una teoría más sofisticada de la cultura a partir del método inductivo.
  • Con la comprensión de lo cultural, amortigua y resuelve muchas de las contradicciones de las nuevas organizaciones.

DEBILIDADES

  • Falta de herramientas expeditas para dar pronta respuesta sin quedarse en un diagnóstico superficial.
  • Además de herramientas se requiere de tener una posición de poder para incidir. Mayor apoyo en la interdisciplina, ya sea adquiriendo personalmente otras habilidades o integran grupos interdisciplinarios que puedan ofrecer una perspectiva más integral y con reflexiones más ágiles.
  • La falta de conocimiento de cómo elaborar una propuesta aplicada y un presupuesto. Cómo medir el beneficio. Cómo demostrar el valor agregado de lo que estamos desarrollando.
  • Nuestra metodología nos obliga a dar respuesta a mas largo plazo, lo que crea conflictos con otras metodologías. Además se nos critica de utilizar un lenguaje muy especializado que no permite la comunicación fluida con otras disciplinas.
  • Se comentó sobre la competencia “desleal” entre antropólogos que son consultores y trabajan por su propia cuenta y las asesorías que dan las universidades.  Las primeras tienen que cobrar más porque sus costos son más altos. Estos antropólogos tienen que calcular el tiempo invertido en elaborar la propuesta, el tiempo de respuesta del cliente, los costos de infraestructura y el tiempo directamente dedicado a la asesoría y a la elaboración del documento.
  • Por última y en realidad un asunto de suma importancia es la ausencia de un código ético que regule este quehacer antropológico.   En este sentido habría que analizar la utilidad social del proyecto. ¿A quién beneficia?   Podemos ofrecer críticas y diagnóstico pero no sabemos incorporar propuestas y alternativas. Siempre hay dudas de dar suficientes recomendaciones, de no estar seguros del impacto que estas puedan tener o bien de estar generando más problemas, en lugar de llegar a soluciones.  Esto es un tema de la agenda que queda pendiente aunque se mencionó que tenemos que reflexionar sobre los principios básicos que rigen la praxis profesional con la sociedad, con los usuarios directos, con la disciplina y con los equipos de trabajo.

 

BIBLIOGRAFÍA

Featherstone,Mike, 1990, Global Culture: nationalism, globalization and Modernity,  Sage Publications, Nueva York.

Friedman, J.,1990, “Being in the World: Globalization and Localization”, en Featherstone, M.Global Culture, Nationalism, Globalization and Modernity,  Londres, Sage, pp.311-328.

Sonntag, Heinz yNelly Arenas 1995, “Lo global, lo local y lo híbrido.   Aproximaciones a una discusión que comienza”,UNESCO,Documentos de Debate, núm 6, Gestión de las Transformaciones Sociales,París.